Atención única

Clínica San Julián

Te entendemos al 100%....

Image is not available
Image is not available
Image is not available
Image is not available
Image is not available
Slider

LESIONES DEL TENDÓN

 

Los tendones son tejido conectivo no especializado denso y su función principal es la de conectar el músculo   al hueso, lo que favorece que la contracción muscular genere movimiento en la articulación cercana. Pueden  modular las fuerzas durante la locomoción, entregando estabilidad adicional. Además, proporciona importante información al sistema nervioso central(propiocepción), que ayuda, entre otras cosas, al posicionamiento del cuerpo en el espacio y como éste reacciona frente a las exigencias de movimiento.    Aunque durante mucho tiempo todas las lesiones tendinosas por sobrecarga se englobaban dentro del término tendinitis, en la última década la nomenclatura y la clasificación de las lesiones tendinosas se han basado en los hallazgos histopatológicos. Atendiendo a esto, el concepto de TENDINOPATÍA se ha establecido como aquel que engloba los cuadros clínicos que afectan al tendón, y a las estructuras que lo rodean, derivados de un mecanismo de sobrecarga.

                                                                                                                                                                                                         

Ahora, ¿hay diferencia entre Tendinitis y Tendinosis?


Se ha descubierto que no todos los procesos degenerativos del tendón tienen como componente principal la inflamación, y en caso que ésta existiera, corresponde a un intento de autoreparación del tejido lesionado. Por ello, se dice que las “tendinitis” no existen, lo que ha sido considerado por organismos como la Asociación Latinoamericana de Medicina Ortopédica (LAOM, por sus siglas en inglés) que sugiere no utilizar antiinflamatorios, porque podría inhibir parcialmente tal actividad de reparación.
                                                                                                                                                             
Por lo anterior, el concepto de TENDINOSIS ha sustituido al término tendinitis, ya que en estos cuadros no existen necesariamente signos clínicos de inflamación. Puede producirse como consecuencia de la degeneración por la edad, por microtraumatismos de repetición o por problemas en los vasos sanguíneos circundantes.


¿Qué es lo clave para diagnosticar y tratar una Tendinopatía?


Si la sobrecarga en un tendón es mayor que su proceso de autoreparación, lamentablemente se sufrirá una Tendinopatía. Existen variadas causas para ello, dentro de las que se encuentran los desbalances musculares, patrones posturales alterados, movimientos repetitivos, microtraumatismos por actividad física sin preparación previa, etc.
Es clave para el diagnóstico oportuno ser evaluado por un profesional médico especialista, quien realizará pruebas específicas. La ecografía está indicada.


¿Y el tratamiento?

Hoy en día hay muchas líneas de investigación abiertas en cuanto al tendón. La evidencia actual nos dice que el ejercicio y la exposición gradual a las cargas es el tratamiento más efectivo, y mientras más oportuno sea, mejor evolución tendrá, ya que la potencial reversibilidad en las primeras etapas es alta.

Un correcto plan de tratamiento, ejecutado por el Kinesiólogo, es de extrema urgencia frente a los casos en que se sospeche de tendinopatía, por lo que la asistencia al médico no debe esperar.Algunas verdades acerca de las tendinopatías

1. La adecuada prescripción de ejercicio es el medio de tratamiento que cuenta con más
evidencia. Por ello, el Kinesiólogo es la mejor opción para tratar este tipo de disfunciones, mediante un plan progresivo de actividad que permita aumentar la resistencia del tejido y disminuir el dolor.

2. Las tendinopatías no mejoran con descanso. El dolor puede disminuir momentáneamente con el reposo, pero al volver a la actividad ya sea laboral o deportiva, los síntomas vuelven a aparecer.

3. Las tendinopatías tienen muchos factores de riesgo que deben controlarse de manera preventiva.

El principal factor de riesgo es un aumento brusco de la carga en determinadas actividades, como el running, aunque también existen factores biomecánicos, como debilidad muscular o alteración en los ejes de movimiento, entre otros.

4. Los hallazgos presentes en una prueba de imagen (ecografía, resonancia magnética) sobre el tendón, no siempre se tienen que traducir como dolor. Por este motivo, el tratamiento en Kinesiología se basará en la valoración del paciente y los síntomas que éste refiera,teniendo en cuenta las pruebas complementarias pero sin basarse únicamente en ellas para programar el tratamiento. Por ello, la individualización es preponderante.

5. Es de vital importancia involucrar activamente al tendón para un tratamiento con éxito.
Intervenciones pasivas tales como masaje o infiltraciones están recomendadas siempre
que vayan acompañadas de terapia activa y ejercicios adecuados en cada caso.

6. Las tendinopatías responden lentamente al tratamiento. El tejido del tendón tiene una
fisiología diferente a la de otras partes blandas como los músculos, y por ello, es necesario
tener paciencia y seguir las indicaciones del kinesiólogo tratante.

En Clínica San Julián, contamos con el manejo técnico y la implementación para tratar estos
diagnósticos, además del tiempo para ejecutar un tratamiento personalizado y acorde a las
necesidades específicas del paciente.

Facebook: https://www.facebook.com/kine.sanjulian/                                                                                                                                          

Alexis Moya, Kinesiólogo, Magister en Neurorehabilitación. 

 

+56 9 90993248 / 352588000
Avenida 21 de Mayo #460, San Antonio
Copyright © 2019

All Rights Reserved/ Adaptado by SAMTECNO