Imprimir

Maite Molina. Nutricionista Postítulo en alergia alimentaria.

En la semana mundial de la alergia, dedicada este año a las alergias alimentarias, quiero contarles que los últimos años ha crecido notablemente el número de personas que tienen alergia y una gran parte de los afectados son niños.

Lo primero que hay que saber es la diferencia entre intolerancia y la alergía  “La alergia es una reacción que afecta al sistema inmunológico, mientras que la intolerancia hace referencia a reacciones generalmente de carácter digestivo ante algunos componentes de los alimentos”. Teniendo en cuenta esto, no es lo mismo alergia a proteínas de la leche que intolerancia a la lactosa. La primera implica síntomas en la piel como urticaria, síntomas digestivos como vómitos o incluso reacciones alérgicas graves como anafilaxia. “Mientras que la intolerancia a la lactosa es la ausencia de la enzima lactasa que se encarga de romper la lactosa en el tubo digestivo para que sea más fácil digerir”.

Aunque la alergia a alimentos se puede presentar en cualquier edad, es más frecuente en los niños y éstas varían según la edad y tipo de alergia. La evidencia científica señala que existe una mayor predisposición en lactantes que no han recibido lactancia materna o que han bebido formula en la primera semana de vida.

Es transcendental un oportuno diagnóstico por un inmunólogo y luego la Terapia Nutricional realizada por un Nutricionista, para prevenir déficit que afecten el crecimiento y desarrollo del niño, e ir incorporando herramientas alimentarias que faciliten la vida de su entorno en esta etapa que muchas veces es muy difícil de llevar.

 

RESERVA TU HORA